entrega…mas allá de lo imaginable

hoy me salgo de mi tema, no podía ser de otra manera, llegan fechas emotivas y me he puesto ñoño. os traigo algo impensable en nuestra sociedad, un nivel de entrega para el que en occidente no estamos ni lejanamente preparados, sin caravanas solidarias de pijos ni huelguistas de hambre de fin de semana; se trata de la historia de un chef, Narajanan Krishnan (merece ser de los pocos con mayúsculas) que abandonó todo para ayudar a aquellos de su tierra que necesitan todo… vedlo e intentad aprehender algo de su mensaje

gracias marc por esto, por todo.