Banksy también tortura animales… de peluche

Muchos hemos visto innumerables vídeos de denuncia en la que se reflejan las crueles condiciones de transporte (y vida en general) de los animales desde las granjas de cría intensiva hasta los mataderos. Camiones sin acondicionar, animales hacinados en su interior… en definitiva, una realidad incómoda tras nuestro voraz consumismo. Una cruel realidad que no queremos ver hasta que gente como Banksy nos lo recuerda.

Si en el pasado 2010 una instalación nos recordaba el desastre de los vertidos de petróleo en el mar y la pesca intensiva y su influencia en el ecosistema marino usando al mamífero marino que mejor nos cae y que mas nos entristece ver sufrir: el delfin…

o en el 2008 creaba una escalofriante tienda de animales en la que usaba, entre otros, animatronics con nuggets de pollo para denunciar el consumo intensivo de carnes y la realidad que ocultaba:

Ahora se atreve con un peculiar transporte de animales. Un grotesco camión (desgraciadamente la mayoría son así o peores) que transporta animales de peluche hacinados y cuyos “lamentos” se pueden oír a través de las maderas del remolque. Una curiosa intervención que recorrió las calles de Nueva York haciendo especial hincapié en el Meatpack District, el área donde se concentran las plataformas de almacenamiento y distribución de carne en la ciudad.

Sin duda alguna Banksy es un activista contra la crueldad animal y la ceguera de todos ante una realidad incómoda. Algo que en España conocemos de primera mano ya que se une esta misma realidad que Banksy denuncia con actor vergonzosos del estilo del Toro de la Vega en Tordesillas y cientos de espectáculos medievales repartidos por nuestra geografía que demuestran el escaso respeto hacia los animales que tenemos en este país en el seguimos opinando que los animales son simples objetos al servicio del hombre.

lo vi en upsocl.

Lo bueno se comparte...Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *